Arxiu del blog

dimarts, 12 d’abril de 2016

Jose del Barrio Navarro

MEMÒRIA HISTÒRICA.

FITXES DE MILITANTS.

56: JOSÉ DEL BARRIO NAVARRO.




J


Josep del barrio Navarro (Valladolid, 23 de novembre de 1909 - París, 28 de juliol de 1989), fou obrer metalúrgic, sindicalista, polític, fundador del PSUC, i el militar de més graduació que tingué el Partit dels comunistes catalans. 

Un bon amic i camarada seu, en Sebastià Piera i Llobera, publicà el següent article a 'Treball', l'órgan del PSUC i d'ICV l'any 1989, poc després de saber-se la notícia de la mort a París d'en Josep del barrio:

'Ha mort Josep del Barrio'.

"Ha mort recentment a París Josep del Barrio, figura eminent de l’Exèrcit de la República. Va ser obrer metal•lúrgic i treballava abans de la guerra a la fàbrica “Lámparas Z”, d’on va sorgir un grup de quadres sindicals i polítics. Va esdevenir un dirigent de la UGT i va ser membre de la Direcció del Partit Comunista de Catalunya fins la unificació i construcció del PSUC, del qual va ser un membre fundador.

A l’esclatar la guerra va encapçalar la columna de milicians que portava el seu nom. Més tard es va anomenar divisió Carles Marx i va ser el fonament de la 27ª divisió quan es va formar l’Exèrcit Popular. Al front d’aquesta unitat de xoc, que Queipo de Llano va batejar “La Bruja”, del Barrio va dirigir les operacions militars de l’ermita de Santa Quitèria, Osca, Serra d’Alcubierre, Alt Aragó, Vedat de Zuera, ofensives sobre Saragossa, Terol, etc. Durant la defensa de Lleida va ser nomenat cap del 23è cos de l’Exèrcit. A aquesta unitat li va ser encarregada la missió de defensar el cap de front a Balaguer, des d’Artesa de Segre fins Alcoletge, i va participar també a les operacions de Segre de Cubellas i Ebre amb la 27ª divisió.

Va ser el militar del PSUC més destacat, tant en grau com en el comandament de la seva unitat. Quan es van produir els Fets de Maig i va ser assassinat el secretari general de la UGT a Catalunya, va ser cridat del front per reemplaçar-lo, però el neguit de les armes no li va deixar establir-se en les activitats sindicals i un altre cop es va incorporar a la 27ª divisió que va ser d’on van sortir tots els caps militars per la formació del 23è cos de l’Exèrcit.

Després de la derrota va participar en el Comitè Central d’Anvers i va formar part de la delegació del PSUC integrada per Comorera, ell mateix i Serra Pàmies, per discutir, juntament amb una delegació del PCE a la Internacional Comunista, les causes polítiques i militars de la pèrdua de la guerra. Aquest organisme suprem li va encomanar supervisar les organitzacions del PSUC a Amèrica Llatina.

La seva independència d’esperit de criteri i una inclinació pel personalisme el van fer turbulent i contestatari abans d’hora. Era difícilment compatible amb els criteris de moderantisme que aleshores eren la llei del partit. La “boltxevilització” del PSUC, que va significar entre altres coses una escombrada de quadres i dirigents eminents, també se’l va endur, malgrat una resistència aferrissada. Del Barrio, més tard, va ser “titista” i assegurava que ho va ser abans que Tito. Aviat va trencar va trencar amb aquest i va caure en la llarga nit del ressentiment fins la seva mort. S’alegrava quan tenia noves dels companys d’armes, sense esbrinar quines eren les seves actituds polítiques. I era feliç quan els qui havíem compartit amb ell les angoixes de la guerra li manifestàvem respecte i estima.

La seva missió, encara avui, tindria cabuda en un PSUC obert i creador. Ell es considerava, abans que tot, un revolucionari, i aquests avui ens són necessaris. Ha mort dignament, com havia viscut, desarrelat en terra estrangera. Recordar-lo és evocar un punt de la nostra història, que reivindiquem amb els encerts i amb els errors.

Sebastià Piera

[TREBALL Núm. 858. Primera quinzena de novembre de 1989]


------------------------------------------------------------------------------------------

Nota històrica

El “caso” de José del Barrio no ha tenido la resonancia que llegó a tener el de Joan Comorera, pero no por ello deja de ser menos representativo del curso estaliniano en el que tras actuar como “martillo de herejes”, acabó siendo disidente.

Comunista como quien dice, desde Octubre de 1917, sin duda el más firme militante del PCE en Catalunya a lo largo de los años veinte y mitad de los treinta, cofundador del PSUC, y militar de prestigio, aunque también polémico durante la Guerra Civil. Las incursiones de las unidades de su División, llamada 'La Bruja' por Quipo de Llano por lo certero de sus golpes y su invisibilidad, le dotaron de una aureola mítica.  
En 1933, Del Barrio participó en las elecciones como candidadto del PCC, algo que estaba penalizado en los estatutos de la CNT, des de el Congreso de Sants, por lo que fue expulsado.  

Siguiendo su pista, me enteré que José del Barrio Navarro había nacido en 1907 en Valladolid  en el seno de una familia de izquierdas, su padre era un obrero ferroviario republicano y su madre, simpatizante socialista, su hermano mayor Francisco le precedió en todo los pasos de su militancia hasta que falleció en 1933, siendo miembro del Comité Central del PCE. José inició su compromiso militante desde muy joven. En 1915, un año después de la muerte de su padre se trasladó a Barcelona con la intención de ayudar a la familia. En 1919 regresó nuevamente a Valladolid donde con la ayuda de la familia realizó estudios de primaria y se inició en eI oficio de mecánico, ya por entonces se consideraba “bolcheviquista”, como se decían entonces casi todos los anarquistas y los socialistas más combativos. Se afilió a la CNT antes del golpe de Estado de Primo de Rivera, y fue uno de los primeros militantes comunistas en la ciudad del Pisuerga. Siguiendo esta vez los pasos de su hermano, ya como militante en el PCE, se marcha a Barcelona de nuevo, pero esta vez con la finalidad de ayudar mejor a la familia.

En los años siguientes, José del Barrio, codo con codo con su hermano con el que repartía tareas políticas, se convirtió en uno de los hombres más destacados del ínfimo PCE en Catalunya donde tempranamente Joaquín Maurín comenzó a tomar distancias del Komintern, cada vez más atado a las exigencias de la política exterior rusa. Siempre “disciplinado” y con la “fé del carbonero”, José toma parte la organización de una nueva Federación Comunista Catalanobalear del comité de la cual formará parte. Como apenas si tiene por entonces 20 años, será responsable de Ia organización juvenil comunista como secretario a pesar de que en un principio se niega; según Vicente Uribe, del Barrio decía que los bolcheviques habían hecho la revolución sin contar con unas juventudes. Esta actividad llevará a del Barrio a ocupar en 1927 la secretaria general de la Unión de Juventudes Comunistas de España, lo que automáticamente comprende la presencia en la más alta instancia del PCE: el comité ejecutivo.

Como ya sabemos, la Dictadura de Primo de Rivera se mostró especialmente dura con anarcosindicalistas y comunistas, de manera que en 1928, la totalidad de los delegados del PCE que tenían que tomar parte en el VI Congreso de la Internacional Comunista en Moscú, son detenidos, únicamente del Barrio conseguirá atravesar la frontera y llegar a du destino. Este congreso se sitúa en el momento en una espiral colectivizadora a la que le corresponderá una intransigencia izquierdista para las secciones de la Internacional, y que llevará a dos sectores importantes del comunismo español (el “bujarinista” de Maurín y el “trotskista” de Nin), a crear otras alternativas. Pero no consta que del Barrio a pesar de su carácter difícil y tozudo, crítico y con inclinaciones a la discrepancias, mostrara por aquel tiempo ninguna inquietud en este sentido. Sí acaso mostró una animadversión contra los discrepantes. Como comunista, del Barrio nunca dudó que la URSS era el ejemplo a seguir.

Como en España se encuentra en orden de busca y captura, permanecerá en Moscú hasta 1930. regresa nuevamente a Barcelona. En esta época entra a trabajar en Lámparas Z gracias a su hermano Francisco. Obviamente, del Barrio asume en esta primera época de la República todas y cada una de las premisas del “tercer periodo” de la internacional, la misma que llevó a PCE a manifestarse contra la República burguesa en nombre de los soviets, en traducir al castellano la definición de “socialfacismo” (o anarcofascismo), a crear “sindicatos rojos”, detalles que sin duda también estaban detrás de la expulsión de 1933.

En el mes de julio de 1934 viaja de nuevo a Moscú, formará parte de una delegación del PCE para discutir con el CE de la Internacional los problemas de la revolución en España, y al regreso a Barcelona, después de que la CNT rechace su propuesta de reingreso, pasará a ser secretario de la UGT catalana. En esta época, el PCC no se cuestionaba que la revolución que había que hacer en España no era otra que la obrero-socialista. Es más, en las discusiones que anteceden la constitución del Frente Popular, del Barrio defendió la creación previa de un frente obrero (una posición no muy diferente a la que proponía el POUM), influenciado sin duda por la línea de alianzas que había argumentado George Dimitrov en el VII Congreso del Komintern, pero es derrotado. En 1936 fue uno de los candidatos comunistas en las elecciones para diputado, y figura como uno de los principales fundadores del PSUC, representado en un principios a la corriente más radicalizada, lo que vale decir todavía situado en la línea de “burocratismo revolucionario” del periodo anterior..

Forma parte del Comité Central de Milicias Antifascistas de Cataluña inicial representado a la UGT, pero por su carácter fuerte y voluntarioso acabará asumiendo las tareas militares y marcha al frente de Aragón, su actividad en este terreno es tan discutida como la de tantos otros jefes militares improvisados. El caso es que del Barrio sería, juntamente con Manuel Trueba, uno de los dos jefes de los 12000 hombres enrolados en las columnas del PSUC.  En julio de 1937, José presidirá la I Conferencia Nacional del PSUC celebrada en Barcelona y al final de la cual fue nombrado miembro del comité ejecutivo del partido

Pero por su manera de actuar, recibió desde el principio de la guerra duras críticas, especialmente de los “consejeros” internacionales, significativamente de Togliatti, y por extensión de la cúpula del PCE. Fue reiteradamente acusado de desviaciones nacionalistas pequeñoburguesas, sobre todo por su empeño por mantener la máxima autonomía posible del PSUC como “partido nacional”. Dichas acusaciones se fueron acentuando en el último tramo de la contienda, ampliando las acusaciones a otras por sectarismo, así como por haber tratado de rivalizar con otros líderes comunistas del PCE como Líster o Modesto. Pasa al exilio después de haber cubierto la retirada de su partido, hasta que será internado en el campo de concentración de Saint Cyprien.

Su nombre destaca junto con los de Benejam, García Matas y Perramon, que  reclaman la convocatoria de una reunió que se concretará en el Comité Central de Anvers celebrado en la capital francesa los días 2 y 3 de marzo de 1939. Hay un tema central: dictaminar la responsabilidad del partido en la derrota militar. En el curso de la reunión se establece con claridad que el PSUC era un partido de “nuevo tipo”, fruto específico de la unificación socialista y comunista, pero sobre todo porque representaba a una nación sin Estado, algo que hasta entonces no había contemplado la Internacional. Se subraya por lo tanto su independencia respecto al PCE. Del Barrio fue reelegido para el ejecutivo, y también nombrado como parte de una delegación del PSUC integrada en otra más amplia del PCE para debatir lo mismo en el Komintern: la actuación del partido en el curso de la guerra civil. Según testimonios, en Moscú moderó mucho su habitual tono áspero. Es más, subrayó su apoyo el alineamiento del PSUC con el PCUS, lo que no fue obstáculo para su marginación en la dirección del PSUC y su caída consiguiente sobre la que ofrece bastante información Miquel Caminal en el tercer tomo de su biografía de Comorera .

En septiembre de 1940 todavía escribió un artículo oficialista titulado La misión histórica a cumplir por el PSUC en el que expresaba su acuerdo con Joan Comorera en la “necesaria bolchevización del partido”, con tal de hacerlo merecedor de ser la Sección Catalana de la Internacional Comunista. Insiste que el PSUC tiene que transformarse en un partido marxista-Ieninista-estalinista, con lo cual lo de partido de “nuevo tipo” tiene un difícil encaje. Aunque las reuniones moscovitas concluyeron en julio de 1939, del Barrio permaneció en la capital soviética unos meses más. Pero finalmente, el Komintern le encomienda, junto con su antiguo camarada Miquel Serra Pámies, la supervisión de las organizaciones “psuqueras” en América Latina, Japón y los Estados Unidos, de manera que a finales de 1939 fue enviado a Chile, vía Vladivostok. El 1940 ya estaba en Santiago de Chile organizando a los militantes del PSUC, trabajando para poder vivir y planea la marcha hacia México, contrariando de esta forma a sus compañeros del comité ejecutivo.

El 1941, siguiendo las consignas del partido, José se traslada a Buenos Aires con una documentación falsa. Trabaja en la clandestinidad para organizar una red de enlace con Catalunya así como la distribución de propaganda hasta que resultó relevado del su cargo en Ia Argentina y expulsado del PSUC en una escenificación desarrollada en Santiago de Chile, el 8 de enero de 1943. Esto provocaría el segundo momento álgido en la crisis de la llamada “bolchevización” del PSUC, concepto que se puede traducir por otra vuelta a la tuerca en la subordinación a la URSS. Paradójicamente, durante esta fase, el aguerrido estalinista del Barrio fue considerado por sus antiguos camaradas como un “trotskista” infiltrado, y por lo mismo como un agente de la burguesía, y por lo tanto como uno de Ios grandes traidores al partido como luego lo será el propio Joan Comorera.

Del Barrio marcha finalmente a México donde, junto con otros expulsados, formará una agrupación que se dirá 'Acció pel Redreçament del PSUC a I'exili', dedicada en parte a la crítica de la política del secretariado del PSUC. El 1944, con una documentación chilena falsa, logra enrolarse como marinero para intentar llegar a Francia, lo que conseguirá dos años más tarde. En 1948 fundará, junto con Félix Montiel, antiguo diputado comunista por Murcia, el Movimiento de Acción Socialista (MAS) y el maquis conocido como “El Esquinazo”, y durante un tiempo del Barrio fue un ferviente “titista”, para distanciarse a continuación. El MAS acabará siendo disuelto por las autoridades franceses el año 1958, aunque resistirá en la clandestinidad hasta 1963, fecha en la que fue definitivamente liquidado sin haber jugado un papel significativo en ningún momento. Residente en París hasta su muerte, José del Barrio realizaría frecuentes incursiones a Sitges y a Barcelona. Desde 1977 hasta su muerte militará en el PSC-PSOE donde lo que queda del MAS será absorbido. En esta última época contribuirá con sus minuciosas declaraciones en obras históricas tan señaladas como las de Joan Estruch, El PCE en la clandestinidad, 1939-1956 (Ed. Siglo XXI, Madrid, 1982); y la de Gregorio Morán, Miseria y grandeza del Partido Comunista de España, 1939-1985 (Planeta, Barcelona, 1986).

www.kaosenlared.net/

Per saber-ne més:






José del Barrio Navarro (Valladolid, 23-IX-1907 – París, 28-VII-1989).
- See more at: http://www.ugtcatalunya.cat/historia/jose-del-barrio/#sthash.0IHbtAMA.dpuf

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada